Mantra de trincheras ardiendo

[CONCÉNTRICAS BATALLAS]


hombre
hombre rodeado
hombre rodeado por flechas con sed de sangre sin venas
hombre rodeado por flechas sin otro centro adonde disparar
hombre rodeado
hombre

hombre
hombre apurado
hombre apurado por ver la arena que escapa como un horizonte
hombre apurado de heridas pasadas que escapan a todo escapar
hombre perdido
nombre

nombre
nombre sin dueño
nombre sin dueño que en barro amanezca y despierte de la eternidad 
nombre nocturno esperando el tren solitario que zarpa hacia el tiempo
nombre desnudo
hombre

hambre
hambre desgarra
hambre desgarra al hombre rodeado con dueño sin nombre
hambre desgarra su pulso y lo obliga a enfrentarse a las flechas
hambre impaciente
¡dame!

flechas
flechas oscuras
flechas que saben de sobra llegar a los fondos más intestinos
flechas que esperan el tren de una orden que las arroje del tiempo
flechas sin nombre
fechas

siempre
siempre lo mismo
siempre la misma mirada altanera de quien se sabe rodeado de noche
siempre los mismos debates en torno al vacío y a un pie de saltar
siempre el destino
siempre

salta
el hombre salta
pese a que todas las flechas tenazas le apuntan con ojo asesino
pese a que no tiene idea de qué otros embrujos aguardan detrás
el hombre salta
salta

fuego
fuego sagrado
fuego sagrado es el hombre en el momento en que toca las flechas
fuego sagrado es la sangre que brota de los puñetazos que lanza
fuego librado
libro

hombre
hombre luchando
hombre luchando y rompiendo las apuestas todas que van en su contra
hombre luchando y quebrando las flechas oscuras de su conciencia
hombre encontrando
nombre

hombre
hombre despierto
hombre alboreado de mundo que ya se quitó los fantasmas de encima
hombre embriagado de triunfo que tiene más hambre que antes y jamás
hambre despierta
¡dame!

todo
todo se repite
todo se repite y ahora las flechas son plomo y el hombre es conciencia
el círculo aguarda tendido y el hombre ya sabe que puede ganarle
sabe que puede
puede

mirá
miralo al hombre
miralo al hombre avanzar otra vez contra todas las flechas de acero
miralo al hombre encarando con puño cerrado las fieras de lata
dale una mano
dale



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

eighteen − 4 =